top of page
Buscar

Vivo aceptando

Actualizado: 10 dic 2021


Ilustración por: Maria Victoria Rojas


Cuando pienso en el tiempo,

parece que se llena ese vacío en mi pecho;

realmente son pensamientos

inútiles y tontos que resaltan mis defectos.


El suave color de los cielos

y el cantar de los pájaros

me cuentan lo infinita que es la vida.

Y luego, como una balanza

mi cabeza trastabilla.

Pienso demasiado en poco y

en poco no pienso.


El destino suena lejano,

diferente e insano,

pues es así como lo he creado.

Yo podría cambiarlo,

hacerlo más rápido.


Él corre, y a veces parece que me deja atrás.

Se queda atrás hasta que me coge ventaja.

Y yo, otras veces, lo veo por la ventana.

Se mueve de lado a lado

mientras yo parezco encerrado.


Se mueve extraño,

parece incierto y confuso.

Yo también me muevo con él;

yo lo muevo a él.

No lo reconozco,

no sé lo que és o lo que podría ser.


Y aún así trabajo por lo que hay que reconocer,

porque somos un equipo y hay que entender.

Está dentro de mí, pero escribe lo que cree merecer.

Escribe con audacia al oscurecer,

me presiona al ayer y

me hace querer.


Se hace inolvidable con rapidez,

y si lo olvido chocó contra mi propia pequeñez.

Jala de mis pies desde el suelo,

como un deseo que se estalla en el cielo

y me recuerda que ya está decidido.


No importa lo que yo haya visto, no importa que haya vivido o sentido.

Si es rápido o lento,

si es doliente y sincero,

yo lo acepto.



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Germinar

bottom of page