top of page
Buscar

Lo que será de mi

Actualizado: 6 dic 2021


Ilustración por: María Victoria Rojas


Hace un tiempo no pienso en lo que es vivir, lo que implica ser un humano, lo que

implica amar, reír, llorar y soñar. ¿Por qué estamos aquí? Esa parece ser la

pregunta eterna de muchos; de los ateos a la espera de una revelación, de los

religiosos esperando al mesías, de los solteros esperando a su gran amor, de los

enamorados esperando más de una relación monótona, de los estudiantes con

futuro incierto y de los trabajadores sin una visión más allá después de sus ocho

horas diarias de trabajo; ¿también se lo preguntarán los abuelos, cuando ya han

vivido gran parte de su vida? Supongo que todos lo hacemos en algún momento. 


Hoy nuevamente me lo he preguntado, ¿qué hago aquí? ¿Cuál es mi misión al

estar viva, por qué me despierto cada día a recrear una y otra vez el mismo día?

Una vida sin gracia no es lo que deseo, un trabajo de escritorio tampoco lo es, no

deseo una familia, que no estoy lista para formar, ni un matrimonio que me ate de

por vida a una persona que puede que nunca llegue a conocer. Lo que deseo, lo

que realmente quiero algún día es abrir mis ojos y ver frente a mi el amanecer

desde la playa de la Isla de Jeju, deseo abrir mis brazos y sentir el viento cuando

haga kitesurf sobre el Mar Mediterráneo, deseo escuchar los grillos y ver las

estrellas desde el Amazonas del sur, deseo conocer personas, conocer historias y

lugares que las cuenten sin palabras. Deseo…deseo no quedarme atrapada en

aquello que muchos llaman éxito pero para mi es el fracaso, la vida repetida y

común de muchos. No culpo a las personas que llaman a eso felicidad, no

obstante, eso no es lo que quiero para mi. Espero que el destino conceda alguno

de mis muchos deseos sobre una vida aventurera y plena. 


Tal vez hoy no obtenga respuesta a mis preguntas existenciales, me río de mi

misma al creer que aparecerán de repente. Creo que hoy, todo lo que haré es

pedir al reloj par, a la estrella fugaz, a la flor ligera que lleva el viento lo que espero

de mi futuro. Lo que el destino y las casualidades tienen preparado para mi no me

importa, yo misma buscaré el camino a mis deseos, y espero un poco de ayuda

del universo para eso, porque sí creo en las energías y en lo que mi fuerza de

voluntad y terquedad pueden lograr por mi. Sin embargo, es inevitable volverme a

cuestionar si realmente debemos pasar por el supuesto ciclo de la vida, estudiar,

trabajar, formar una familia, ganar dinero y morir, para descubrir si estoy

satisfecha con mi vida, si he cumplido con mi propósito de vida y si estoy lista para

aceptar mi destino. Además, ¿Quién decide lo que será de mí? Espero ser solo yo

quien decida sobre mi destino, espero superar todos los percances, obstáculos,

personas mal intencionadas e inevitables sucesos para lograr mis deseos.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page