top of page
Buscar

¿Las Apariencias Engañan?


Ilustración por: Juan Andrés Navarro



Debo cerrar mis ojos levemente por los fuertes rayos de sol, el olor a pinos inunda mis fosas nasales y el pasto húmedo por el rocío de la mañana lo siento en mis pies descalzos. Mi espalda está adolorida y mis manos resecas, los días cada vez son más duros. Lanzo un suspiro para regresar la mirada a mi acompañante.


-En las calles todo es color, a veces se ve negro y a veces arcoíris por la cantidad de personalidades y pensamientos en un solo lugar. Yo lo noto, porque a eso me dedico. - suspirar para proseguir-


Analizo a las personas al pasar, algunos andan apurados otros disfrutando el olor extraño y la diversidad. Pero yo me dedico a observar y a esperar por el momento perfecto, ese momento en el que alguien se descuida lo suficiente para darme la oportunidad de pecar.


Observo al hombre joven con atención, el traje negro desentona con el parque frondoso y soleado. Sus palabras erizaron mi piel, sus ojos perdidos en algún pino me aprietan el corazón. Él traga saliva, se afloja la corbata, y continúa hablando.


- Desde pequeños nos enseñan a ser buenos, a ser honestos y respetar a los demás, tanto a su espacio como a sus pertenencias. A mi parecer, vivimos en una sociedad muy extraña, algunos tienen tanto que les podría durar durante tres vidas, y otros deben sobrevivir al día a día con una ración de pan bendecida. Las injusticias que hay son evidentes en las calles, si tan solo observaras a tu alrededor... en cinco minutos ya sabrías un cuarto sobre la vida de los transeúntes. - Hace una pausa corta, sonriendo con melancolía fija sus ojos en los míos -

Si te fijas bien, podrías saber a qué se dedican, su estado de ánimo o incluso sus aspiraciones o sueños. Si en serio lo deseas, deberás fijarte en tres cosas básicas: el cabello de la persona, los accesorios que llevan y sus zapatos. Quizá dirás que puede ser muy superficial, incluso puede que incluya prejuicio; también podrías argumentar que las apariencias engañan, pero por lo menos a mí, nunca me ha fallado.


El joven señala a un hombre alto, robusto, en ropa deportiva, saliendo del parque.


- El de cabello engominado me ha dado un reloj, mas de cien mil pesos y un celular de última generación.


Recorre su mirada por el sendero del parque y la posa sobre una chica, parece universitaria. Asiente hacia ella con la cabeza.


- La de manos con uñas brillantes y sedosas, me ha dado un lapicero especial de dibujo y comida para el almuerzo. -Nuevamente desplaza su mirada hasta el otro extremo del parque- Y esa persona de allí con tenis usados pero coloridos, me regaló una sonrisa inusual y unas monedas por una fotografía a cambio.


Lo seguí escuchando atentamente, me tiene embelesada con su tono, su mirada, sus gestos. Jamás me había topado con un hombre tan hermoso con ojos tan analíticos y fríos, sintiéndose tan vivos. ¿Logrará enseñarme a sobrevivir ahora que no me queda nada? Después de días durmiendo a la intemperie, de soportar frío y hambre, de soñar con el pasado; he llegado a la solución. Este hombre es la respuesta, ¿Importa la moral cuando no tienes nada más que perder?


Mi acompañante se había silenciado hace unos segundos, me observó sin darme cuenta. Quité lentamente el ceño fruncido de mi rostro. Me dio una sonrisa de boca cerrada, palmeó mi hombro con ligereza y se paró de la banca. El cielo seguía brillante, el sol picante y el parque repleto.


No muchos entenderían nuestro trabajo, el bien y el mal no se distingue con claridad cuándo hay necesidad. Ese tipo de necesidad que te carcome poco a poco, y te encierra en un pequeño espacio de ansiedad y angustia por el porvenir. A veces, un estómago vacío pesa más que una mano escurridiza. A veces, el mal para unos, es el bien para otros.


El joven de traje y ojos llamativos empezó a caminar por el sendero, esperó a oír mis pasos detrás de él para decirme:


- Si alguien me ve en la calle no sabrá a qué me dedico, ni quién soy, porque al trabajar en lo que trabajo y sabiendo que la vida es un acto de la obra del universo, nunca me verás venir con mis oscuras aunque puras intenciones.


158 visualizaciones24 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Disp

24 Comments


Si engañan confirmo


Like

Maria Essis
Maria Essis
May 25, 2021

“¿Las apariencias engañan?” es un texto escrito por Kharla Ceballos, del género de la narrativa, perteneciente a la tercera edición de la revista virtual Pandemics tempora. El texto es una crítica social acerca de la manera en la que se perciben y juzgan a los distintos individuos por su simple apariencia en la sociedad y el mundo externo. El tema central es que las apariencias de las personas, nos engañan, y que no necesariamente todas son exactamente como las percibimos. Esta idea es transmitida a través de la trama, los personajes, los diálogos y descripciones. También, a través de metáforas que describen como el mismo narrador ve a los individuos que lo rodean, e hipérboles, que aluden a la brecha…

Like

Mediante figuras y recursos literarios, el texto critica y expone a una sociedad que juzga a las personas por sus apariencias, y supone que se puede llegar a saber muchas cosas de las personas en base a lo que muestran de si mismos. En el texto se desarrolla el tema mediante el uso de preguntas retóricas que, ya que no pretenden ser contestadas, generan un ambiente de reflexión en el lector y hace que este se cuestione situaciones y roles que ha cumplido viviendo en sociedad. Con esto, se desarrolla profundamente que la forma en que vemos el mundo puede ser muy cambiante de persona a persona, y desde cada perspectiva se va a ver algo diferente.

Like

De la manera en la que es narrada la historia la hace muy atractiva, ademas el tipo de narrador es muy util ya que logra hacer que la historia se sienta mas personal. a travez de las descripciones se logra que la historia cobre vida y que el lector logre entender de mejor manera la historia y incluso la logre imaginar.

Like

Laura Noriega
Laura Noriega
May 24, 2021

"¿Las apariencias engañan?" de Kharla Ceballos, es un texto bastante interesante que hace una crítica a la sociedad mediante sus diferentes recursos literarios. Proyecta la idea de que la sociedad crea estigmas incoherentes que no se deben seguir. Sus elementos incluyen la pregunta retórica: "¿Importa la moral cuando no tienes nada más que perder?", donde se cuestiona la integridad de una persona cuando piensa que ya lo ha perdido todo y su implicación en la comunidad. A su vez maneja un tono oscuro y misterioso que atrae la atención del lector hacía esa percepción del mundo que manejan.


Like
bottom of page