top of page
Buscar

La fuente de vida

Nicolás Greiffenstein


En el jardín del amor

florece una flor de pasión y dulzura,

que con su aroma nos embriaga

y nos envuelve en su hermosura.

El amor es como un río,

que fluye con suavidad y fuerza,

y nos lleva en su corriente

a través de la vida sin tregua.

Sus aguas cristalinas y claras

reflejan la luz del sol y la luna,

y nos muestran el camino

hacia la felicidad y la fortuna.

El amor nos ayuda a crecer,

a conocer nuestra verdad,

y nos abre los caminos

hacia la unión y la armonía.

Es un regalo de los cielos,

que nos da la sabiduría

de amar con intensidad

y gozar de su grandeza.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Te miro para ver si me ves mirarte

Por: Valeria Romero Te miro para ver si me ves mirarte Desde lejos te veo, veo el pavor en tus ojos Veo cómo mi mirada te repara, de arriba a abajo Y me deleito al ver como tu terror crece. Me volteo

Decías que me amabas

Martina Rodríguez Castro Como me pudiste haber tratado así, cómo me pudiste haber dicho eso. Dices que me amas, de verdad me amas o solo quieres amar. Si me amaras de verdad nunca me hubieras tratado

EL RACISMO

David Ortiz Polo El racismo es un veneno, Que mata el alma y el corazón, Nos separa en vez de unirnos, Y nos lleva a la perdición. En la escuela, en el patio, A veces se siente en el aire, La tensión

bottom of page