top of page
Buscar

El Viaje de La Música


Apagué las luces de mi cuarto, cerré la puerta con llave, y me acosté en mi cama.

Encendí mi celular y puse la canción Any Colour You Like de Pink Floyd.

Cerré mis ojos y comenzó la travesía.


Sentí cómo el estrés y la ansiedad se deslizaban fuera de mí, y como mi cama se convertía en una nube.

Aún con los ojos cerrados pude observar los colores del arcoíris que me rodeaban.

Aún estando acostada, mi cuerpo se elevó y descendió, constantemente fluctuando al son de la canción.

Aún estando despierta, mi único enfoque estaba en seguir a la guitarra, quien guiaba el camino a un mundo desconocido.


Un mundo desconocido, pero extrañamente hermoso.

Un mundo desconocido, pero hermosamente ruidoso.

Un mundo desconocido, pero ruidosamente pacífico.

Un mundo desconocido, pero pacíficamente mío.


La nube me bajó en la tierra de colores, llena de melodías, bajos y guitarras.

Guitarras que se movían hacia un espiral de colores.

Colores que me llamaban, me calmaban y me atraían.

Atracción que aumentaba mientras más me acercaba.


Entré al espiral y la música comenzó a disminuir.

La canción estaba acabando y los colores diluyendo.

Dilución que me trajo de vuelta a mi cama, con una relajación infinita.

Abrí los ojos, vi mi cuarto oscuro y sentí una paz enorme.


¿Qué sería el mundo sin música?

¿Qué sería la cultura sin la unión que le proporciona?

¿Qué sería mi mente sin la relajación que le trae?

¿Qué sería mi vida sin música?

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page