top of page
Buscar

40 años más

Por: Isabella Pacheco


Resulta curioso pensar que pronto, de repente, y sin querer que así sea, dejaré de ser parte del lugar que por los últimos 12 años ha sido más que mi rutina, ha sido en torno al cual he construido mi vida. No podría decir que cada uno de los momentos vividos por mí, y tantas de las personas que quiero y considero mis hermanos, han sido buenos, y muchas veces los días han sido nublados por situaciones que me hubiera gustado no tener que pasar. Sin embargo, son estas pequeñas manchas en la historia que hoy, a pocos meses de irme y dejarlo todo atrás, me hacen apreciar más fuertemente cada una de las risas y momentos en los que me sentí tan agradecida de todos a mi alrededor, sin los cuales no puedo imaginarme una vida. Pronto seré una extraña, del lugar que por los últimos años me vio crecer, me vio caerme, y me vio pararme más fuerte cada una de las veces. Pronto seré una extraña, para muchas de las personas que en este momento considero mis hermanos, porque por más que trate de que permanezcamos estáticos, en este estado de alegría y tranquilidad, no es posible, y a cada uno de nosotros nos espera un camino, el cual deberemos de completar con cada uno de los recuerdos en la memoria, que mantendrá siempre vivos todos estos años.

Sin embargo, se siente bien partir sabiendo que ese lugar siempre estará ahí, siempre permanecerá en el mismo lugar al que llegué alguna vez y del que estaré partiendo. Cada experiencia es diferente, y siempre la vida de todos esta determinada por infinidad de circunstancias, que eventualmente encajan perfectamente y componen nuestra personalidad, pero aún así encuentro tranquilidad en saber que este espacio, mi colegio, no solo es mi lugar especial, sino que lo será de muchas personas más, que junto con los que han sido también parte del legado podemos decir que, aunque eventualmente todos seremos extraños, no cambiaríamos un solo segundo de lo vivido.

6 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Te miro para ver si me ves mirarte

Por: Valeria Romero Te miro para ver si me ves mirarte Desde lejos te veo, veo el pavor en tus ojos Veo cómo mi mirada te repara, de arriba a abajo Y me deleito al ver como tu terror crece. Me volteo

Decías que me amabas

Martina Rodríguez Castro Como me pudiste haber tratado así, cómo me pudiste haber dicho eso. Dices que me amas, de verdad me amas o solo quieres amar. Si me amaras de verdad nunca me hubieras tratado

EL RACISMO

David Ortiz Polo El racismo es un veneno, Que mata el alma y el corazón, Nos separa en vez de unirnos, Y nos lleva a la perdición. En la escuela, en el patio, A veces se siente en el aire, La tensión

bottom of page